Efecto Dorian Gray: ¡que tu rostro no envejezca con estos consejos!

Envejecer es inevitable y viene con sus temidas arrugas y líneas en el rostro. Aunque son algo común es posible retrasar su aparición o atenuarlas, sobre todo si se comienza a seguir un tratamiento desde joven.

Generalmente, las pieles maltratadas por el sol y poco hidratadas son las que más arrugas presentan pero la falta de sueño, una limpieza y una alimentación incorrectas también provocan su aparición.

 

¿Qué debes evitar?

Para prevenir la aparición de arrugas o, al menos retrasarla, puedes poner en práctica algunos pequeños trucos. En primer lugar, debes evitar los rayos solares. El sol es realmente dañino para la piel, especialmente las pieles muy blancas, y es recomendable utilizar protector solar siempre que vayamos a estar expuestos a los rayos UV.

La alimentación adecuada es uno de esos aspectos que ayudan en todo y las arrugas no son la excepción. Lo ideal es una dieta balanceada y rica en vitaminas C, A y E, que es un antioxidante natural;  con grasas naturales, como los aceites de oliva y de girasol, y rica, además, en los carotenoides que encontramos en el tomate, las zanahorias y la lechuga.

Esta dieta debe ser combinada con una correcta hidratación de la piel mediante el consumo de, al menos, dos litros de agua diarios.

Dejar los cigarrillos es muy importante y altamente recomendado porque el tabaco no permite que el oxígeno llegue correctamente a la piel y, por tanto, causa envejecimiento prematuro. Dormir adecuadamente y retirar el maquillaje de forma correcta también ayudan a proteger la piel, así como usar cremas hidratantes elaboradas con aceites naturales.

El estrés, el alcohol, la contaminación a la que estamos expuestos, las luces no naturales y la falta de ejercicios físicos provocan que nuestra piel envejezca y que las temidas arrugas aparezcan, por lo que es ideal intentar eliminar o reducir estos factores en nuestra vida.